lunes, 17 de octubre de 2011

Comparando versiones... Killing me softly with his song

Marina Díaz Muriel, alumna de 4º de ESO, ha elaborado el siguiente trabajo de crítica musical comparando distintas versiones de la canción "Killing me softly with his song":

He elegido esta famosa canción porque me parece muy sutil y a partir de esta opinión me dispongo a realizar una crítica de las diferentes versiones que han ido surgiendo posteriormente a la original de la cantante Lori Lieberman.


La primera, por ejemplo, de Roberta Flack es un concierto en directo en el que la artista, una mujer de color con una voz imponente y muy personal, interactúa con el público mientras interpreta esta versión en inglés a la vez que toca  un piano de cola que sirve como principal acompañamiento junto con una disimulada batería de fondo. Un punto a destacar es la importancia que se le da a la cantante y al piano mediante un enfoque único de luz continuo durante todo el concierto. Podría decirse que es una versión que evoca al estilo del blues y transmite sensación de romanticismo y sensibilidad, que ayuda a crear un ambiente de reflexión lo que hace que a mi parecer sea similar a la original y resulte muy relajante.


Por su parte la segunda versión, del grupo The Fugees, también es interpretada en inglés por una joven de color cuya voz es suave, pero a la vez demuestra una personalidad fuerte y desenfadada que permanece durante toda la canción. Esta versión mantiene un ritmo muy marcado e intercala partes de rap que son interpretadas por voces masculinas, y acompañamientos a cargo de voces femeninas. Un matiz a destacar es el sonido de una especie de cuerdas metálicas que se puntean ocasionalmente durante la composición, y que contribuyen a hacer de esta, una versión que podría ser propia de ambientes marginales pero que posee un carácter rebelde e independiente, muy atractivo a la vez.


La tercera versión del cantante español Pitingo ha sido elaborada  con un registro bastante distinto. En el videoclip, podemos observar que Pitingo interpreta la canción en una taberna andaluza, inicialmente en español con una voz cascada y forzada en algunos momentos que posee un marcado acento flamenco, pero cambia a la lengua inglesa para el estribillo lo cual embellece culturalmente la composición. Esta versión tiene un importante estilo español que se consigue con instrumentos como la guitarra española, el cajón flamenco y palmas de fondo que crean un ritmo constante. Además la mezcla de culturas es evidente por el coro góspel formado por un hombre y dos mujeres de color que hacen estribillo y acompañamientos. Personalmente es la versión que más me agrada porque crea un ambiente apto para el baile y el cante tan típicos del sur de España.


Por último, la cuarta versión es únicamente instrumental y la interpreta el grupo James Sanders&Conjunto, en directo en un club de jazz de Chicago. La melodía corre a cargo del violinista que no duda en demostrar su gran virtuosismo. Cuenta con un acompañamiento muy rico en instrumentos de viento como el saxofón que hacia la mitad de la versión realiza un solo exquisito evocando al estilo musical del jazz, de percusión como la batería, las congas y los bongós que contribuyen a crear un ritmo tropical o latino muy animado de fondo que invita al baile, y el piano o sintetizador dentro de la cuerda percutida en teoría, que crea una base durante la composición pero que también se arriesga con un solo ejemplar. La combinación tímbrica de esta versión enriquece la composición y la convierte en una buena elección musical para mi gusto. La experiencia de los músicos hace que sea un regalo al oído escucharlos, y con su música podemos dejarnos llevar un momento y sumergirnos en el ambiente de relajación y evasión que nos rodea.


Pienso que todas las versiones tienen un estilo propio y distinto de las demás que puede que nos guste más o menos pero para comprenderlo debemos analizarlas desde registros totalmente diferentes. Mi punto de vista me dice que todas y cada una de ellas sirven de inspiración en un momento u otro de la vida, y por eso no es lícito desacreditarlas ni negarlas el mérito que se merecen. 
 

3 comentarios:

  1. Cada versión te dice algo distinto, te aporta un nuevo punto de vista y te produce sensaciones distintas... claro está que unas gustarán más que otras, incluso puede que algunas resulten poco más que un insulto a la original, pero no cabe duda que son fruto de la inspiración, y eso, en mi opinión, no deja de ser loable.

    ResponderEliminar
  2. Gran trabajo Marina!!!
    La canción está muy bien escogida, pues permite compararla con versiones muy diferentes e interesantes. La redacción es excelente y además has entendido perfectamente que "crítica" no es sinónimo de despellejar sin piedad a los artistas.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Se me ocurre que vamos a poner en la barra lateral una encuesta para ver qué versión gusta más a los internautas... a votar!!!

    ResponderEliminar